No estás conectado. Conéctate o registrate

Preludio a la tormenta

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1X3 Preludio a la tormenta el Miér Jun 04, 2008 6:53 am

Ya que no he aportado nada en mucho tiempo, aqui dejo el primer capitulo de una mini historia que lleva tiempo algo olvidada, pero que pienso continuar. Es una historia que se desgloza de mi fic yaoi, tal vez no estén familiarizados con los personajes, sin embargo no es necesario entrar mucho en detalles con ellos, tal vez se sientan algo identificados, en especial quienes tuvieron que hacer examen de admisión para la uni, solo entretenganse, y opinen!!

Preludio a la tormenta

Por Lizeth Torres

Acto I
Con un pie en el fracaso


La universidad de Tokyo representa la cumbre en cuanto a instituciones académicas de educación superior en Japón y por ello todo estudiante que desease ingresar a ella tenia que darse a la idea de que aquello manifestaba una empresa sumamente difícil de llevar a cabo. Tener una beca no era un pase automático, sino simplemente la ayuda económica necesaria para poder ingresar a tan costosa escuela, perderla era tan fácil como un punto menos en el examen. El terror de cuanto estudiante ambicioso intentaba soportar con el fin de asegurar su futuro. En resumen sin importar posición, lugar asegurado o no, tener beca o no, todos por igual tenían que escalar tan empinada montaña y rezar por no caer a la mitad.

Era por ello que todas las tardes Kirei y sus amigos formaban un grupo de estudio, con la firme intención de repasar todas las lecciones a las que nunca les prestaron atención en su debido tiempo. Invitaron a Misaki en la primera reunión, pero la chica solo los observó de uno en uno hasta finalizar con una clara negativa. El castaño no pudo evitar ofenderse, él amablemente la había invitado creyéndola con la confianza suficiente como para pasar la tarde con ellos. Sin embargo después de una semana y viendo de reojo como Daisuke sonsacaba nuevamente a Hiroyuki para que sacará su consola, se dio cuenta de que el rechazo se debía a circunstancias que la chica de alguna manera supo adivinar que sucederían. Haciendo un recuento descubrió sin necesidad de mucho análisis que solo era la mitad del tiempo que duraban en la que estudiaban y que si bien reunirse podría ayudar a resolver dudas, ellas eran las mismas en cada uno de ellos, irónicamente por primera vez estaban de acuerdo en algo.

Tal situación lo frustraba, al final de cada día se sentía igual de ignorante que el día anterior y el circulo de estudio también se iba resumiendo cada vez a menos miembros, Ran fue arrebatado por su precavida prima antes de que perdiera mas tiempo con los juegos de Daisuke, Hiroyuki no les hablaba desde una semana atrás, había sido el primero en explotar luego de un estupido comentario de Saki, Kirei llegó a pensar que le lanzaría la mesa encima a su compañero en aquel momento. Masami aunque estaba presente se perdía en sus libro en un rincón del cuarto murmurando cosas inteligibles todo el tiempo y meciéndose de un lado a otro dando un aspecto de enfermo mental con ojeras permanentes y piel pálida. Saki lucia mas desaliñado que nunca, en un principio lucia igual de despreocupado que Daisuke, pero unos días después de que se fue Hiroyuki empezó a convertirse en un manojo de nervios que preguntaba hasta la más insignificante duda, Kirei dudaba que su amigo fuera capaz de recordar siquiera como escribir su nombre el día de la evaluación. El mismo no estaba seguro de estar muy bien, divagaba cada cinco segundos, las conversaciones le entraban a medias justo como los textos que leía, no entendía nada, su mente estaba como una pagina en blanco, balbuceaba respuestas raras a sus amigos y cuando estaba con Rei de pronto decía fragmentos de su lectura sin coherencia alguna. Vaya grupo de locos, y el mayor loco era el mas renuente a aceptar su precaria situación, Daisuke en realidad se ocultaba bajo la sombra de la despreocupación desde un principio, tal vez se mostraba mas optimista y fuerte que sus amigos, sin embargo fue el primero en caer en la red de la desesperación, solo se encargó de disfrazarlo antes de que se dieran cuenta, se distraía con cualquier juego o conversación absurda con la firme intención de huir de la realidad.

Estaban perdidos, era algo que todos supieron en su momento, pero que actualmente ya no cabía en sus cabezas, a ninguno de sus amigos le quedaba la cordura suficiente como para aceptarlo y afrontarlo de otra manera. Solo estaba él, aunque tampoco se veía muy capaz de realizar tal esfuerzo, sabia que pronto, muy pronto estaría igual que sus compañeros.

- Demonios – dejó caer su rostro hacia la mesa del pupitre, un sonido seco sonó por todo el salón, por suerte para él solo unos cuantos estudiantes lo escucharon dibujando todos una mueca de dolor por él, no sabían que su mente estaba tan lejana a su cuerpo que ni siquiera se había dado cuenta del reclamo de su frente, al levantar nuevamente la cabeza se quedó mirando fijamente la navaja que Misaki le pidió prestada o al menos vagamente recordaba que por eso la había sacado. La tomó, en pocos minutos ya estaba embobado con los reflejos que el sol formaba con la cuchilla cada vez que la movía, estaba hipnotizado por aquella luz, ahí quedaba la poca cordura le quedaba y lentamente la cuchilla fue bajando hacia la mano libre, sus ojos pedían ver un poco de rojo para acompañar el espectáculo de luces, solo tenia que presionar la punta contra su palma.

- Te he traído un emparedado de atún, intenté alcanzar uno de pollo para ti, pero a Daisuke se le hizo gracioso arrasar con los últimos tres – levantó su mirada para encontrarse con Misaki frente a su pupitre, bajó la mirada y se asustó al ver que la navaja seguía sobre su mano, aventó el arma como si fuera una alimaña a punto de inyectarle el veneno mortal. La chica solo se le quedó mirando confundida, no se había dado cuenta de lo que estuvo a punto de suceder.

- Estoy mal – dijo hundiéndose nuevamente en el pupitre, pudo escuchar a Misaki seguramente sentándose enfrente de él, Rei le había pedido que lo cuidara en los recesos pues lo había notado alterado y era por ello que estaba en ese momento llevándole el almuerzo.

- Kirei, ¿puedo preguntarte algo? – levantó un poco su cabeza para verla al rostro, envidiando lo fresca y despierta que lucia – no sé si te has fijado que a ultimas fechas Hiroyuki se mira mas huraño, hace unos momento pasó a un lado mío sin regresarme el saludo, se veía molesto – pudo ver esas mejillas cada vez mas rojas – ¿pelearon o algo por el estilo?

- Creo que lo hicimos, hace tiempo – contestó no muy convencido – no creo que sigua molesto todavía con nosotros, es solo que…-- se encogió de hombros, pensando que aquella había sido la forma en que Hiroyuki había decidido perderse en si mismo – Misaki, no me pidas demasiado, no tengo cabeza para nada – ella pareció molestarse pues le aventó sin mucha misericordia el emparedado sobre la cara.

- Aquí es donde estaban – Ran iba llegando al salón, sin embargo no era para buscar a su amigo, a quien se dirigía era a Misaki – Hiyono me ha dicho que ya tienes la siguiente lección.

- Dame unos minutos, si tienen prisa para sacar las copias está en mi mochila, Hiyono bien puede encontrarla – la vista de Kirei se paseó entre las dos personas para luego fijarse en el rostro sonriente de su amigo Ran.

- ¡¿Por qué?! – exclamó sobresaltado, para él algo no encajaba en todo el escenario que tenia enfrente – no es justo – Misaki y Ran se quedaron viendo confundidos, ninguno había logrado descifrar el extraño lenguaje con el que se comunicaba el castaño últimamente – me gustaría lucir igual de relajado—corrección, mensaje descifrado, mas solo mostraron una risita diminuta y fugaz por compasión.

- Kirei, si quieres puedes usar nuestro material – eso fue como un balde de agua fría, ahora resultaba que en lugar de estar perdiendo la cordura día a día, pudo haberse ahorrado todo ese deshonroso camino solo con una simple petición – me extraña que no he hallas dicho nada o a Rei.

- Llegué a pensar que por primera ves habían conseguido ponerse serios con el estudio – comentó Ran apenado – veo ahora que no les va tan bien – Kirei estaba a punto de echársele encima, pero la chica actuó antes de que una tragedia ocurriera, la navaja aun andaba por las inmediaciones por lo que tenia que ser precavida.

- Vayan por el resumen y sáquenle las copias, yo me encargo de poner al corriente a esta alma en pena – se atrevió a bromear Misaki.

Ella le puso al tanto de todo, Hiyono había sido la de la idea original y así como ellos formaron su grupo de estudios, Misaki y sus amigas habían echo el propio anexando a unos cuantos como Ran. La diferencia radicaba en dos aspectos, tenían a una chica con manías de comandante como lo era Asuka como líder y organizadora, los tenia a todos al margen de la situación y ordenaba con precisión los horarios de las sesiones de estudio para que todos pudieran asistir o en caso contrario los obligaba a no fallar en su misión. El segundo aspecto estaba a cargo de Misaki, a ultimas fechas se había convertido en una biblioteca andante, gracias a sus contactos en la universidad, dígase: su propio hermano y su primo, tenia la bibliografía idónea para los temas a estudiar, ella se encargaba de hacer los resúmenes y luego repartirlos a su grupo de estudio, la razón por la que fue elegida no fue otra mas que la carrera a la que aplicaría, el examen de derecho era el mas difícil de pasar y por ello se propuso a tan comprometedor trabajo, pues si ella faltaba a su tarea por un día atrasaría el estudio de sus demás compañeros.

- Mañana me acompañaras a la biblioteca – lo que decía Misaki no era un sugerencia, lo estaba afirmando – duerme todo lo que puedas el día de hoy.

- Faltan tres semanas para el examen y me pides que duerma como si nada – se quejó mientras salían del colegio, claro que no iba a aceptar eso, si bien era cierto que llevaba mucho tiempo sin dormir bien, hacerlo a tan poco tiempo antes del examen era suicidio – Podrías prestarme al menos uno de los resúmenes que ya estudiaste, ya estoy muy atrasado como para darme el lujo de dormir.

- No – Misaki esquivó al castaño cuando este intentó arrebatarle su mochila – ese es mi trato, si te veo descansado el día de mañana, te ayudare, en caso contrario vete olvidando de tu sitio en la facultad – Kirei se mordió el labio guardándose el comentario que estaba a punto de soltar, no podía ponerse en contra de ella, no cuando se trataba de su tabla de salvación.

¿Cuánto fue lo que duró en su habitación antes de salir de ella? Ni un minuto, solo abrió la puerta y la cerró de inmediato. Era un completo desastre, aunque un desastre del que estaba orgullosa su madre, pues en lugar de contener la típica basura y objetos revueltos en su habitación, el desastre constituía en pilas de viejos cuadernos, libros al por mayor y hojas sueltas por todas partes, y en su cama solo había espacio suficiente como para quedar sentado pues al igual que toda la habitación estaba repleta de libros.

- Tsubasa, creo que no voy a pasar aquí la noche – la mujer solo lo miró confundida, pensando que tal vez el chico se había vuelto completamente loco y acamparía en el jardín.

Una reacción parecida fue la que sufrió Rei al momento de ver aparecer en la puerta de su departamento al castaño, el chico solo entró a la casa sin saludar a su pareja dirigiéndose directo al dormitorio de este, el rubio únicamente se quedó observando el camino que había tomado el menor con la leve esperanza de que volviera a aparecer con una explicación. Aguardó cinco minutos para dejar su lectura y dirigirse a su habitación, ahí encontró al chico placidamente dormido sobre la cama, alzó una ceja, media hora atrás había tenido una conversación con su prima donde uno de los temas de conversación era el chico frente a él dormido. El poder de predicción de ella resultaba cada vez más tétrico.

Ver perfil de usuario http://darksideofmy.blogspot.com/

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.